Arte por los cuatro costados

La Fábrica recibe octubre con tres exquisitas publicaciones, todas ellas vinculadas a grandes exposiciones que se celebrarán en los próximos meses en el Museo Guggenheim de Bilbao y en la Fundación Canal de Madrid.

Del 18 de octubre al 9 de febrero de 2020, el Museo Guggenheim Bilbao recordará en la exposición Soto. La cuarta dimensión la vida y obra de Jesús Rafael Soto (1923-2005), uno de más representativos exponentes del arte cinético y el llamado optical art. El libro que acompaña a la exposición incluye sus creaciones más interesantes, desde las formas orgánicas de sus inicios hasta sus obras abstractas de principios de los sesenta, junto con sus trabajos de factura más geométrica —el lenguaje artístico en el que siempre se sintió más cómodo— y sus célebres piezas de arte urbano, como los espectaculares murales que creó para la sede central de la Unesco en París. Nacido en 1923 en Ciudad Bolívar, Jesús Rafael Soto estudió en la facultad de Bellas Artes de Caracas antes de mudarse a París en 1950, donde vivió hasta su muerte, en 2005.

También de octubre a febrero, el Gughenheim expondrá las obras maestras de uno de los museos más interesantes de Alemania, la Kunsthalle de Bremen, cuyo catálogo ha sido editado por La Fábrica. Caspar David Friedrich, Monet, Degas, Renoir, Picasso, Van Gogh, Delacroix, Max Liebermann, Lovis Corinth, Max Slevogt o Max Beckmann, entre otros, son algunos de los pintores que forman parte de esta muestra. La colección de la Kunsthalle Bremen, centrada en el arte realizado en Alemania y Francia desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX, incluye, además de pintura, una colección de esculturas, grabados y dibujos, exquisitas piezas que se muestran por primera vez en España. Un apasionante recorrido artístico que parte del Romanticismo y se extiende hasta el Impresionismo, el Impresionismo tardío, la colonia de artistas de Worpswede y el Expresionismo.

Ser un ángel es el título de la exposición que rinde homenaje en la Fundación Canal de Madrid, a partir del 3 de octubre, a una de las figuras más indescifrables de la fotografía americana contemporánea: Francesca Woodman (Denver, 1958 – Nueva York, 1981), autora de una obra fotográfica fascinante durante una breve trayectoria vital, pero de frenética capacidad creadora. Las imágenes de Woodman, que se recogen en el volumen homónimo que publica La Fábrica, exploran el género, la representación, la sexualidad o el cuerpo, de la mano de una mujer a la que se consideraba excéntrica, introvertida, apasionada y obsesionada con su imagen. Su producción incluye numerosos autorretratos, así como imágenes con modelos tomadas en interiores de edificios abandonados, a menudo borrosas, que evocan ambientes surrealistas y a veces claustrofóbicos. Una joven autora convertida ya en mito gracias a una obra que tiene el aroma de la inmortalidad.

 

 

Arte por los cuatro costados