Durante casi cien años, miles de estadounidenses vivieron desahogadamente en tranquilas comunidades tropicales a orillas del Canal de Panamá. Conocidos como Zonians, se encargaban del mantenimiento de una de las mayores obras de ingeniería del mundo, hasta su devolución a Panamá en 1999. Desde entonces, cuando su tierra dejó de ser territorio norteamericano y fueron despojados de sus privilegios, se reúnen anualmente en Florida para evocar su paraíso perdido, conscientes de que cuando ellos desaparezcan su comunidad se habrá extinguido para siempre. Matías Costa vuelve con esta serie a interesarse por el territorio, la identidad y la memoria, temas recurrentes en su obra fotográfica. Una cuidada edición y encuadernación – en formato apaisado- de 96 páginas y más de 60 fotografías con las que Costa asume una investigación casi antropológica sobre esta comunidad. Estas imágenes en color, tomadas entre 2011 y 2013 en Orlando y en el Canal de Panamá – de unas diez millas de extensión- abordan el sentimiento de nostalgia y de encontrarse en tierra de nadie, entre dos nacionalidades -la panameña y la estadounidense- de los veteranos y jóvenes pobladores, así como la alteración del paisaje por la mano humana en el que hoy conviven construcciones decadentes de colorida belleza y resquicios de la antigua selva tropical. El fotolibro se cierra con un cuadernillo en blanco y negro anexo que recoge fotografías y documentos de época pertenecientes a los primeros Zonians, y que inmortaliza su día a día durante su siglo de existencia colonial en un territorio construido a medida, una burbuja autosuficiente.

MATÍAS COSTA. ZONIANS