alfredo cortina 650

Componen la exposición 24 fotografías tomadas por el artista venezolano entre 1950 y 1966

Fotógrafo prácticamente desconocido en el universo del arte contemporáneo, la obra de Cortina se presentó por primera vez en la 30 Bienal de São Paulo, en Brasil

Elizabeth Schön es la principal protagonista de una serie fotográfica en la que Cortina cuestiona la noción del paisaje

La Fábrica ha dedicado un número de su colección PHotoBolsillo a la obra de Cortina, editado en colaboración con el Archivo Fotografía Urbana de Venezuela y que incluye 60 fotografías en blanco y negro tomadas entre 1936 y 1989

El 23 de febrero se presentará este volumen de la colección PHotoBolsillo durante la inauguración de la exposición en un encuentro que contará con las intervenciones de los comisarios Luis Pérez Oramas y Vasco Szinetar

Descarga imágenes de Un atlas para Elizabeth 

La Fábrica acogerá desde el 23 de febrero y hasta finales del mes de marzo la exposición Un atlas para Elizabeth, comisariada por Vasco Szinetar. Esta exposición, organizada en colaboración con el Archivo Fotografía Urbana de Venezuela, ofrece una oportunidad única para entrar en contacto con la obra del fotógrafo venezolano Alfredo Cortina (Valencia, Edo. Carabobo 1903 – Caracas, 1988). Una figura tan desconocida como representativa. Como señala el comisario de arte latinoamericano Luis Pérez Oramas: “Podemos concluir que Alfredo Cortina, que no era “fotógrafo”, reinventó entre nosotros la fotografía, la fundó en sus términos más contemporáneos”.

Alfredo Cortina era un fotógrafo prácticamente desconocido en el universo del arte contemporáneo, incluso en Venezuela. El principal trabajo de investigación por el que se le recuerda tiene que ver con los avances y aportes en la fundación de la radiodifusión y la radio moderna en Venezuela, donde resalta durante el siglo XX como pionero de este medio en el país. Como guionista de radio y televisión escribió radionovelas, programas culturales, adaptaciones de historias infantiles, series de ficción y telenovelas, junto a dramas y comedias para teatro.

Pero junto a estas actividades Cortina dedicó su talento de forma muy significativa a la fotografía, creando un archivo único de paisajes y lugares de la Caracas pre – moderna y en pleno proceso de renovación, así como composiciones inusuales de naturalezas muertas, puestas en escena o la reconstrucción de personajes extraños.

Alfredo Cortina fue un certero testigo de su época y de las distintas variables de un país que registró a través de trabajos construidos desde la intimidad de una mirada pre-conceptualista mediante la cual potencia un mundo tan múltiple como particular

La exposición que ahora se presenta en La Fábrica reúne 24 fotografías en blanco y negro, realizadas por Cortina entre 1950 y 1965.

Su esposa, la poetisa y dramaturga Elizabeth Schön, es la principal protagonista de una serie de acciones para la cámara con la que el fotógrafo cuestiona la noción de paisaje al mismo tiempo que hace hincapié en la naturaleza desconocida y pintoresca de una realidad observada y desterrada de sí, abriendo el paso a las diatribas de la existencia.

En 2008, El Archivo Fotografía Urbana institución dedicada a procesos de formación, difusión e investigación en torno a la fotografía, adquirió el archivo de Cortina, compuesto por imágenes, álbumes, negativos de vidrios, impresiones vintage, transparencias, objetos, plumillas e invenciones como los relojes realizados por el autor.

El comisario Vasco Szinetar invitado por Luis Pérez Oramas, realizó una muestra de su obra fotográfica, hasta entonces desconocida en la 30a Bienal de São Paulo, Brasil, en 2012. Posteriormente El Museo de Arte Moderno de Nueva York presenta una serie de sus fotografías en la exposición Recent Acquisitions from The Museum of Modern Art of New York, durante la celebración de Paris Photo. Grand Palais, París. En el año 2015 la exposición Alfredo Cortina. Fotografías es presentada en la Sala Mendoza, en Caracas, y en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Maracaibo, ambas en Venezuela, con la curaduría de Vasco Szinetar.

Alfredo Cortina en la colección PHotoBolsillo
Junto con esta exposición La Fábrica ha editado un volumen de la colección PHotoBolsillo que reúne 60 fotografías, con el comisariado editorial de Vasco Szinetar, que construyen un completo mapa de una Venezuela en pleno proceso de transformación. El libro, editado en colaboración con el Archivo Fotografía Urbana de Venezuela, institución dedicada a la conservación, difusión e investigación de la memoria a través de la imagen cuenta con prólogo del historiador y comisario de arte moderno, Ariel Jiménez.

El libro se presentará el jueves 23 de febrero, a las 19 horas, en el marco de la inauguración de la exposición y contará con una conversación con los comisarios Luis Pérez Oramas y Vasco Szinetar.

Luis Pérez Oramas (Caracas, 1960) actualmente es comisario de Arte Latinoamericano en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Ha desarrollado también la docencia en centros como la Universidad de Alta Bretaña (Rennes) y la Escuela de Bellas Artes de la ciudad de Nantes (Francia), así como en la Universidad Central de Venezuela y en el Instituto Universitario de Estudios Superiores en Artes Plásticas Armando Reverón (Caracas). Miembro del taller literario Calicanto (bajo la dirección de Antonia Palacios) y miembro fundador del Grupo Guaire, Pérez Oramas formó parte de la renovación de la poesía venezolana durante los años 80. Ha publicado siete libros de poesía y cinco de ensayos, así como innumerables catálogos expositivos.

Vasco Szinetar (Caracas, 1948). Fotógrafo, comisario y editor . En su trabajo creativo el autorretrato ha sido su hilo conductor desde finales de los años 70, ejercicio que lo ha posicionado como uno de los mejores retratistas de Venezuela. Recibió el Premio Nacional de Fotografía (Conac, 1982 y 1984). Ha sido director del Museo Alejandro Otero y del Centro Nacional de la Fotografía en Venezuela. En la actualidad es Director/Curador del Archivo Fotografía Urbana.

LA FÁBRICA DESCUBRE LA MIRADA FOTOGRÁFICA DE ALFREDO CORTINA EN LA EXPOSICIÓN UN ATLAS PARA ELIZABETH