EL FOTÓGRAFO MANUEL NARANJO MARTELL COMPARTE EN 2016 UN ÍNTIMO E INTENSO CUADERNO DE VIAJES QUE FUNDE ESPACIOS FÍSICOS Y EMOCIONALES EN UNA OBRA INTENSA Y DE GRAN SINCERIDAD

COMPARTE ESTA NOTICIA EN TUS REDES

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Este libro, editado por La Fábrica, reúne 200 imágenes tomadas por el fotógrafo durante 2016.

Un año en el que el fotógrafo realizó un viaje que parte del campo en Calañas, población onubense donde nació y fue enterrado su abuelo y discurre por escenarios tan diferentes a este enclave como Sevilla, Estados Unidos o Madrid.

Manuel Naranjo Martell firmará ejemplares de 2016 el próximo jueves 11 de marzo de 18 a 20 en La Fábrica (c/ Alameda 9)

272 páginas / 200 imágenes | Español-Inglés | 16,7 x 22 cm

PVP 38 € | ISBN 978-84-17769-64-2

Descarga imágenes 2016

En octubre de 2016 fallecía Manuel Naranjo Arenas, abuelo del fotógrafo Manuel Naranjo Martell (Sevilla, 1988) y una de las figuras más influyentes de su vida.

La Fábrica publica casi cinco años después, 2016, libro con 200 fotografías de Naranjo que componen un cuaderno de viaje de uno de los años más significativos de su biografía reciente.

En este libro, Manuel Naranjo Martell construye un diario emocional que sirve como homenaje a la memoria de su abuelo. Los recuerdos y, sobre todo, el viaje físico y afectivo del artista en un año trascendental de su vida nos sumerge en esta narración llena de verdad y de símbolos: las cuatro estaciones, los recorridos, los territorios o los cielos nocturnos estrellados.

El libro, construido en orden cronológico, arranca en enero de 2016 en Calañas, en la provincia de Huelva, pueblo natal de su abuelo y cuyos paisajes en blanco y negro inauguran la obra. Pronto llegan las imágenes de los estados de Nueva Jersey y Nueva York cubierto de nieve tras el azote de la tormenta Jonás, también con escenas familiares, como la madre y abuela del fotógrafo juntas en una mesa. 2016 pone en contacto dos espacios físicos muy alejados tanto geográfica como culturalmente (Estados Unidos y España), pero ambos fundamentales en la historia y personalidad de Manuel Naranjo Martell. Como él mismo señala: “Mi corazón siempre estará separado en dos, en el medio, el océano Atlántico.”

Este es sin duda uno de los rasgos de este diario de viaje que, en tan solo un año, nos transporta a escenarios muy diferentes y en el que las fotografías transitan desde el reportaje documental a imágenes de una profunda intimidad y gran carga emocional.

2016 fue también el año en el que Naranjo tuvo la oportunidad de retratar al gran saxofonista Gato Barbieri (Compositor y saxofonista, de entre otras obras, de la mítica banda sonora de “El último tango en París”), en su casa de Nueva York, sin ser consciente de que esas imágenes en la intimidad de su hogar, serían los últimos retratos realizados al genial intérprete.

Y de este escenario íntimo al testimonio de grandes eventos e instantáneas de grandes figuras de la música y las artes escénicas: las procesiones de Semana Santa y las corridas de toros de la Feria de Abril; Los caballos salvajes del Parque Nacional de Doñana; conciertos de músicos como Juanito Makandé y el Canijo de Jérez, retratos de otros grandes de la música como Rafael Riqueni y Manolo Sanlúcar y actores como Alberto López y Alfonso Sánchez (los compadres)

De vuelta al entorno más íntimo, Naranjo vivió en ese mismo año uno de los momentos más complicados y a la vez más significativos como fotógrafo: la enfermedad y muerte de su abuelo. Impulso fundamental de esta obra y periodo del que forman partes imágenes de gran intensidad: la enfermedad, la muerte y el duelo, con fotografías de gran carga simbólica. Como él mismo señala la fotografía se convirtió en esos momentos en una herramienta con la que intentar guardar fragmentos de esa persona tan querida y que le estaba marchando. Se trata de imágenes para retener al ser querido, capaces de detener el tiempo e inmortalizar instantes.   

En definitiva, se trata de un libro en el que, con gran generosidad y verdad, el fotógrafo sevillano – estadounidense comparte espacios físicos y emocionales con un lenguaje sincero y de gran intensidad.  

Sobre Manuel Naranjo

Nacido en Sevilla en 1988 de madre estadounidense con gran sensibilidad por el arte y su padre, un maestro de la pintura español (Paco Naranjo) en cuyo taller comenzó Manuel a apasionarse por el arte.

Fotógrafo autodidacta, es licenciado en dirección de cine y guionista por la Escuela de Cine CECC de Barcelona. Ha retratado a grandes figuras de la música internacional como Gato Barbieri, Chick Corea, Chucho Valdés, Joe Lovano, Dave Liebman, Ravi Coltrane, Dave Holland, Gary Burton, Kenny Barron, Richard Galliano y Omara Portuondo entre muchos otros. Del mismo modo ha retratado a grandes nombres de la cocina internacional como Juan Mari Arzak y su hija Elena Arzak; Ángel León, Dani García y los hermanos Adrià. Ha trabajado en la industria del cine, y en teatro.

En el ámbito de la fotografía documental destacan sus trabajos sobre la tauromaquia y los caballos salvajes del Sur de España

Su trabajo ha sido publicado en varias revistas; Downbeat, Rolling Stone, Glamour, Smoda, ABC, El País, El Mundo, El Cultural o Marca entre muchos otros y ha trabajado para sellos discográficos y productoras como Warner, Universal y Sony.

Accede aquí a todo el contenido de prensa:

Jefa de prensa
Isabel Cisneros
666 525 210
isabel.cisneros@lafabrica.com

Gabinete de prensa
91 298 55 11
prensa@lafabrica.com