Los ególatras, por Sergio del Molino

Quizá las redes sociales sólo lo exacerban o de verdad expresan sin filtros un estado de opinión latente, pero muchos buenos lectores que presumen de serlo tienden a despreciar a los escritores con la misma fuerza con la que admiran los libros. Proclaman un amor puro a la literatura, una literatura sin escritores, que son personas insoportables que jamás están a la altura de sus libros y que no hacen más que el ridículo en una competición bochornosa por llamar la atención de los medios.

Con bien poco éxito, añado, vista la nula presencia de escritores en los medios de masas. Corre el lugar común del ego de los escritores, extendido al ego de los artistas. Somos una gente horrible, al parecer. Esta semana leía en Facebook: «La proporción en ese grupo [de los escritores] de vanidosos, pejigueras, pedigüeños, hipócritas o practicantes de la doble moral, es considerablemente mayor [que en el resto de la población], como bien os podéis imaginar» (no cito al autor porque lo compartió sólo con sus amigos, por lo que entiendo que no era escritura pública).

Confieso que yo mismo he alimentado ese prejuicio, y me sentía muy halagado cuando, en mis pinitos, alguien me decía que no era como los demás, siendo los demás esas bolas de egos hipertrofiados que apestan a presunción y vanidad. Por suerte, también me han llamado narcisista, ególatra, egomaníaco, pomposo y torremarfileño al que no se le puede decir nada que no sea un elogio desmedido. Supongo que eso es el reconocimiento: si todos los escritores son eso, cuando me califican así me están reconociendo como escritor, identificándome por sus atributos más evidentes.

Pero hoy me pregunto qué justificación tiene ese prejuicio. Porque, ahora que conozco a muchos escritores y tengo bastantes amigos entre ellos, no veo que el porcentaje de vanidosos, pejigueras, pedigüeños, hipócritas o practicantes de la doble moral sea superior al del gremio de taxistas, registradores de la propiedad o psicólogos clínicos. Casos de narcisismo y de gente a la que no se le puede criticar nada porque se pone hecha una furia encuentro a diario en todos los oficios y estratos sociales. Algunos de los ególatras más fastidiosos y peligrosos que he conocido eran personas por completo ajenas al oficio de escribir. Sin embargo, si afirmas algo como la cita de arriba, no faltará público dispuesto a aplaudir la afirmación y a darte la razón.

No deja de sorprenderme que una época que sacraliza la profesionalidad y que confirma constantemente la teoría de la banalidad del mal exija a los escritores y artistas unos estándares morales que no rigen en otros oficios. Plantearse, por ejemplo, la naturaleza moral del trabajo de un empleado de banca que vende productos tóxicos a pensionistas o la del policía que golpea a un manifestante suena extemporáneo. Hacen su trabajo, están cumpliendo su deber. En nombre de la profesionalidad se justifican las mayores aberraciones y se disuelven los dilemas morales más burdos. Cuando uno está trabajando debe atender a su trabajo y hacerlo bien, sin esos remilgos morales que se han dejado en casa, donde deben estar. Nadie echa la culpa al obrero de una fábrica de la polución de esa misma fábrica. Nadie culpa al agente de policía de la represión. Nadie culpa al empleado de banca de un desahucio. A no ser que se extralimiten y que se demuestre que no actuaron siguiendo las normas de su trabajo. Mejor dicho: nadie culpa a la institución en la que trabajan, incluso aunque algunos de sus trabajadores cometan actos reprobables. Es el sistema el que causa esas cosas. Ellos sólo son peones, casi víctimas de ese mismo sistema. No pueden nada contra él. Por tanto, no ha lugar al juicio.

Sin embargo, cunde la sospecha de que la dedicación a la literatura o al arte es algo intrínsecamente perverso. Que su ejercicio pudre a quien lo ejerce, y que sólo unos pocos titanes son capaces de resistir limpios y buenos. ¿Por qué sucede esto? La ley de los grandes números dice que entre los artistas tiene que haber el mismo porcentaje de tipos de personas y tendencias que existe en el conjunto de la sociedad. No hay razón para pensar otra cosa.

Lo que sí aprecio entre el colectivo al que pertenezco es una autoconciencia que quizá no destaca tanto en otras profesiones (tal vez porque no son tan públicas, no porque no la tengan). Es común que los escritores reflexionen en sus propias obras sobre su condición, su oficio y su lugar en la sociedad. Quizá para algunos esto sólo sea una confirmación de nuestro ego descomunal, pero muchas de estas reflexiones son ácidas, críticas y mucho más demoledoras que cualquier ataque externo. Me permito recomendar tres títulos, dos de ellos recientes y uno un poco menos: How to be a Public Author, de Francis Plug (seudónimo de Paul Ewen), una divertida broma sobre los rituales de las presentaciones de libros y las firmas de los escritores superestelares en Londres; Farándula, de Marta Sanz, último premio Herralde, donde se retratan las miserias de un grupo de actores que bien podrían ser escritores, pintores o directores de cine, y Fabulosas narraciones por historias, de Antonio Orejudo, cruel y divertidísima parodia de la sacrosanta generación del 27.

Y ya termino, que mi ego se ha quedado satisfecho con este artículo.

 

Fotografía: Todos los Creative Commons (Dave Morrison Photography)

9 Discussions on
“Los ególatras, por Sergio del Molino”
  • La mala fama de los escritores está extendida y en parte, explica el porqué de su pérdida estratégica del espectro de opinión pública. Vaquerizo es petulante y tendrá modales de egomaniaco, pero no debes empollarte un tocho de 200 o más páginas para verlo en acción. Porque pocos lectores tienen escritores amigos en facebook. Y, para ser sincero, muchas veces lo que dicen los escritores en las redes sociales son frivolidades y cuestiones sin sentido, carentes de originalidad. Hay que tener mucho estómago para leer que estado face de alguno, diciendo que cosas… Ya no estamos en el romanticismo, donde escribir novelas era acto de soberana inteligencia. La especialización o la abundancia de información revela a escritores que no saben de lo que hablan en cuestiones de política o de rabiosa actualidad. Queda bastante claro que no pasan de una «opinología» muy conservadora o sin reflexión, solo la broma fácil de monólogo de bar y muchas veces sin gracia. Si no, no se explica el éxito de Houllebecq: que solo interesa para saber como piensan los intelectuales anarquistas de derecha en cuestiones referidas al problema inmigratorio. Me agrada tu defensa del gremio, pero tus analogías no son adecuadas. El tipo que trabaja vendiendo seguros repletos de letra pequeña y engaños no tiene el tiempo para decir cuánta tontería se le pasa en la cabeza en el facebook. Interesante tu reflexión, aunque a veces no comparto tus argumentos deductivos y analizantes.

  • «El tipo que trabaja vendiendo seguros repletos de letra pequeña y engaños no tiene el tiempo para decir cuánta tontería se le pasa en la cabeza en el facebook.» Tendrá o no tendrá el mismo tiempo que yo (y la misma libertad para decir en facebook lo que le dé la gana), que trabajo sin horarios y a destajo, a no ser que insinúes que nos estamos tocando las narices todo el día.

    Yo sigo y leo a un montón de gente. Y debato con ellos. La mayoría no son escritores.

  • Hmm it appears like your site ate my first comment (it was extremely long) so
    I guess I’ll just sum it up what I wrote and say, I’m thoroughly enjoying your blog.
    I as well am an aspiring blog blogger but I’m still new to the whole thing.
    Do you have any tips for inexperienced blog writers? I’d certainly appreciate it.

  • Nice post. I learn something totally new and challenging on blogs I
    stumbleupon every day. It’s always helpful to read through content
    from other authors and practice a little something from their websites.

  • Nice post. I learn something totally new and challenging
    on sites I stumbleupon on a daily basis. It’s always useful to read through articles from other writers and practice a little
    something from other websites.

  • An impressive share! I have just forwarded this onto a coworker
    who has been conducting a little homework on this. And he in fact ordered me dinner
    due to the fact that I discovered it for
    him… lol. So let me reword this…. Thanks for the meal!!
    But yeah, thanx for spending the time to talk about
    this issue here on your blog. cheap flights 31muvXS

Leave A Comment

Your email address will not be published.